martes, febrero 12, 2008

Seda

El primer libro que leí de Alessandro Baricco fue Océano Mar. Absolutamente consciente de que jamás podría compararme con él, la única forma que tengo de expresar lo que me hizo sentir ese libro es que parecía escrito por mí (o es el libro que yo podría escribir). Insisto, sé que no llego a su altura y me encantaría, pero sus palabras, su forma de narrarlo, su historia, inevitablemente me recordaban pensamientos propios, maneras mías de expresar ciertas cosas... Como podéis imaginar, me gustó. Mucho. Siempre que lo recuerdo me viene a la mente el olor del mar, el ruido de las olas, esa playa...

He tardado bastante, pero he vuelto a Baricco. Esta vez Seda. Para mí nada tiene que ver con Océano Mar salvo el mágico encanto que me ha atrapado entre sus páginas. Es un libro breve, de tan breve que he leído con una lentitud nada común en mí por la tristeza que me producía acabarlo.
Él mismo dijo que es más que una historia de amor, es una narración hermosa de lo que es amar, porque el final me ha sorprendido, a mí que suelo leer los destinos de los personajes mucho antes que otros lectores, a mí, que repito a veces que ya todo está dicho... Quedan las formas de decirlo y Baricco ha tenido una de las mejores.

No soy de frases, pero no he podido dejar de marcar algunas de este libro. No es que sean las más hermosas del mundo, ni las más significativas, pero a mí me han dicho algo, me han tocado el alma con la misma suavidad con la que pasé las páginas de este libro temiendo que la dulzura y calma que leía en las páginas fuera interrumpida por mi brusquedad.

'-Es un dolor extraño.
En voz baja.
-Morir de nostalgia por algo que no vivirás nunca.'

Porque hay veces que morimos un poco por lo que no viviremos, por lo que no sabremos a qué sabe, huele, se siente...

'Era, por lo demás, uno de esos hombres que prefieren asistir a su propia vida y consideran improcedente cualquier aspiración a vivirla.'

En este caso, la frase me golpeó directamente con la sensación de que, en demasiadas ocasiones, quizás demasiados años, he sido testigo de mi propia vida sin llegar a implicarme en ella hasta el punto de vivirla. Al menos no de la manera que hubiera sido mi elección en momentos en los que no fui capaz de librarme de tantas ataduras impuestas por mí misma como justificación a la paralización de mi propio ser, de mis sentimientos, de las ansias de vivir con las que todos llegamos al mundo.

De tal manera que, otra vez, Baricco se ha metido en mi sangre, en mi alma. Esta vez no con palabras que sintiera tan mías como si las hubiera tecleado yo, pero sí con una narración tranquila que me ha sumido en la reflexión y el disfrute, porque la lectura es, para mí, ante todo un placer y Seda lo ha sido.

17 comentarios:

James Joyce dijo...

Creo que ya me han recomendado a Baricco más de una vez, así que no tomo nota porque ya tomé...

Besos!

sylvia dijo...

Leí Seda y me encantó...eres la segunda persona que leo que recomienda Océano, Mar con tanto entusiasmo... Tendré que ir a buscarlo... Precioso tu texto, por cierto :)

Caulfield dijo...

No lo conocía pero suena estupendo. Y no te preocupes, quién no se ha sentido a veces espectador de su propia vida. Debe ser algún tipo de mecanismo de defensa que tenemos, ¿no crees? Parar para tomar fuerzas y seguir adelante.

cruzcampero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
cruzcampero dijo...

Tomo nota...
Cuando no quieres terminar un libro es señal de que es un libro estupendo, me ha pasado muchas veces que me ha dado una pena terminarlo...
Y las dos frases: mas razón que un santo... cuantas veces nos pasan esas cosas!
Un besico!

cruzcampero dijo...

He suprimido yo, que se me ha colado el dedo y le he dado dos veces... Es lo que pasa cuando uno es de dedo rápido ;)

Alize dijo...

La primera frase es hermosa...
Besicos de limón

Arwen dijo...

James, pues deberías haber puesto aquí que ya lo leíste, no que ya tomaste nota ;P
Sylvia, la verdad es que los que conozco que lo leyeron (Océano mar) lo ponen bien, pero lo mío con ese libro es personal, casi íntimo.
Caulfield, creo que merece la pena leerlo. Sobre contemplar su vida, quizás tenga razón, que sirva para coger fuerzas, pero siempre que no estés mirando demasiado tiempo y te paralices del todo...
Cruzcampero, por eso me gustaron esas dos frases, porque me parecieron muy reales.
Alize, así es casi todo el libro.

goldengate(d) dijo...

hace un tiempo que lo tengo por casa. está en mi lista de pendientes por leer. pero diría que tu post acaba de hacer que adelante unos cuantos puestos...

Fujur dijo...

Veo que tienes muy buen criterio jeje! Sí, este libro ha tenido una muy buena crítica! un beso!

anonimo...violinist dijo...

vaya..la verdad y por desgracia...yo leo muy poco...practicamente nada... pero leo mucho a gente d x aqui...asi qeu tal vez te visite otra vez..ya qeu no lei a Baricco, te leere a ti :P. X el contrario yo leo musica todos los dias.... eso sirve?? jeeej
BIKOS!!!!!!!!!

Peritoni dijo...

Tomo nota de Océano Mar.
De momento siempre he sido "yo mismo", nunca me he sentido espectador de mi propia vida, debe ser terrible, ¿no?, o bueno en algún momento será una válvula de escape estupenda.

Arwen dijo...

Goldengate(d) la literatura, como todo arte, es muy de gustos personales, pero mi entrada se queda corta sobre lo que me ha hecho sentir...
Fujur, la verdad es que no había leído nada sobre el libro. Me lo recomendó la misma persona que me habló de Océano Mar y por eso me lancé a por él... Así que quizás el criterio fue del que me lo recomendó... Pero, vamos, que me encantó. Ah, y bienvenido.
Anónimo violinist, yo encantada de que me leas, pero creo que Baricco es mucho mejor que yo :D Y leer música... Espero empezar a hacerlo pronto, a ver si consigo mi piano...
Peritoni, ¿te leíste ya Seda? Como no lo mencionas... Y ser testigo de tu vida es... diferente y malo, creo yo, aunque como dice Caulfield a veces ayuda para retomar fuerzas... Eso sí, mejor que la hayas vivido a saco, ya sabes lo que pienso (por otras entradas...).

Ohdiosa dijo...

el primero que leí yo de alessandro fue "seda" por recomendación de un amigo, y me tocó por dentro, quedé impresionada por la brevedad de un relato tan intenso...

luego seguí con océano mar que me encandiló por completo...siempre he soñado con poseer uno de los cuadros de la colección del misterioso pintor...

estupendo blog!!!!

Arwen dijo...

Bienvenida Odhiosa. Yo estoy deseando leer otro de él...

Jajaja dijo...

Yo leí "Seda" por recomendación de Espido Freire, una vez que fui de oyente a un curso de escritura que dio en el Alcazar de Toledo. A mí me gustó mucho, la verdad, aunque luego ella dijera que tenía más trampas que una película de chinos. ¿Y qué, si las trampas están bien hechas? Ya podía haberme gustado "Melocotones helados" la mitad que "Seda"...

Arwen dijo...

Jajaja, antes que nada envidio que dieras ese seminario. Después, me parece que las trampas en los libros son los que hacen que no se repita una y otra vez las mismas cosas, ¿no? Y tercero, pienso que una lectura, como mirar un cuadro, es un acto personal y sentimental, por tanto, lo que diga una persona no necesariamente tiene que corresponderse con lo que te haga sentir a ti ese libro... Vamos, que yo recomiendo libros, pero siempre aviso, es mi gusto personal. Quizás Espido debería hacer lo mismo, porque analizar la forma de escribir y encontrar trampas o fallos, no quiere decir que un libro no merezca ser leído... No sé si me he explicado, el caso es que me alegra que te gustara.