viernes, febrero 29, 2008

Despierto a medianoche

Resbalar hasta el sueño que me lleve a lugares que desconozco o quizás conozco por haberlos soñado. Dejarme caer hacia la profundidad de una mente que parece no ser la mía porque ni a mí misma me confesaría los anhelos o pesares que se me aparecen en determinadas noches, puede que no más agitadas que cualquier otra, pero distintas.
Y aparecen ante mí personas, situaciones, experiencias tenidas o deseadas vivir, utopías incomprensibles o relatos de una realidad totalmente imposible, aunque lo más recóndito de mi alma recree por considerarla capaz de convertirse en algo palpable, saboreable.

En la duermevela de las madrugadas, cuando decido reposar mi cabeza sobre la almohada, no sé si mis pensamientos son míos o de ese estado en el que podemos dejarnos flotar e inflitrarnos en terrenos pantanosos que nos permiten jugar con ideas a las que no nos acercaríamos desde la lucidez, por temor a que el mundo descubra un espíritu no del todo confesado. Todos necesitamos guardarnos esa pequeña parte de nuestro ser que será solo nuestra hasta el último aliento, porque es la esencia misma de lo que nos hace convertirnos en nosotros, guarida resguardada de ojos extraños que intenten juzgar lo que nunca comprenderían porque no conocen el núcleo mismo de nuestra existencia.

Y, a pesar de todo, me cuesta trabajo dejarme llevar, en el instante mismo en que me alejo demasiado el despertar se hace presente, muchas veces de forma abrupta, para, siquiera entre sueños, me atreva a seguir los caminos que mi propia conciencia veta.

Aún así, a veces, cuando despierto, descubro que he pisado aquellos mundos que otras veces miré con el recelo del miedo de salirme de un camino que sólo yo he trazado.

Imagen extraída de www.blogs.ya.com/miedoavolar

18 comentarios:

Alize dijo...

Está muy bien y es absolutamente necesario guardarnos nuestro infierno o Edén privado...
El problema es cuando crece demasiado.
Besicos de limón

Luc, Tupp and Cool dijo...

... Sí, Arwen... es así, para mí también es así, como tú lo describes... Noche a noche, sueño a sueño, poco a poco te vas desvelando, y no me refiero a estar insomme, sino a que te vas descubriendo, te vas revelando ante ti misma: quién eres, qué temes, qué deseas, que añoras, que te falta...

Espero que tus sueños sean más felices que desgraciados. Hay sueños acogedores y calmantes, de los que uno sales nueva y sonriendo. ¡Ojalá sean así los tuyos!

Un beso,

cruzcampero dijo...

Ultimamente pones unas imágenes muy bonitas.
Volvemos a dejarnos llevar.

Será subcosciente? seremos nosotros? será una mezcla? es igual, a veces esos momentos son tan agradables...
Un beso!

Peritoni dijo...

Todo eso se pasará cuando vuelvas a ser plenamente feliz.
Bss.

Chus dijo...

Juzgar un sueño, una conciencia o un pensamiento de otra persona sería descaradamente... irreverente.Desvelarse a media noche recordando el sueño entero nos hace reflexionar o confundirnos aunque como bien has dicho,solo con los sueños podemos viajar hacia mundos donde no nos acercaríamos ni por asomo, intentar entenderlos...es otra historia. Un saludo.

Arwen dijo...

El texto era un poco juego literario, lo quería aclarar aquí.
Alize, en mi caso no crecen demasiado, no. Sólo son instantes.
Luc, no lo había mirado tan claro como tú, pero es eso, justo eso.
Cruzcampero, las fotos que no pongo nada suelen ser mías, las otras, ya ves de donde las saco.
Peritoni, que no soy infeliz ahora, ¿eh? Me mola estar así, medio despierta medio dormida...
Chus, pues hay quien lo juzgará, como lo juzgan todo...

Nutshell dijo...

Hola Arwen:
Parece ser que las ganas, la oportunidad y la voluntad han salido esta noche de akelarre y me han invitado elegantemente a que acabe (de una puñetera vez) la historia de mi tebeo bélico.
Agradezco tu discreta y sincera insistencia, aliento de mecenas para mi paupérrima, aleatoria y exasperante producción literaria.
Tras mi zozobra opositora (insignificantes plazas, lista de interinos estancada, opciones nulas) y mis momentos histriónicos de tragedia grecolatina (“Oh, dioses del Olimpo, ¿por qué me hacéis esto?) me apetece recuperar la inquietud por el destino de mi blog y sumergirme, con la periodicidad original, en el tuyo y en el de nuestra común amiga.
No sé cuando acabaré el relato del francés, pero juro o prometo que ya he empezado.
Dicho esto, y tras leer tu writing, puedo asegurar como miembro de la Victorian Spiritist Society que, con ningún genero de dudas, la señora Virginia Wolf se comunica con nosotros a través de tu Word.
Me gusta lo que cuentas y como lo cuentas. Leyendo “Despierto a medianoche” me ha venido la cabeza la imagen del androide asesino de Blade Runner, bajo la lluvia, cuando indulta a Harrison Ford y sintiendo que casca en breve dice:
“I've seen things you people wouldn't believe. Attack ships on fire off the shoulder of Orion. I watched C-beams glitter in the darkness at Tannhäuser Gate. All those moments will be lost in time like tears in rain. Time to die.”
Sigue explicando emociones y poniendo imagen y música a tus intuiciones.
Un día escribiré algo sobre tu sueño premonitorio, creo que lo llamaré “La noctámbula butronera”.
Un beso.

Ana dijo...

Niña, te superas!!!!

Una de mis debilidades? el mundo de los sueños!

Y escribes lo que escribes como lo escribes ... otra debilidad... "guarida resguardada de ojos extraños que intenten juzgar lo que nunca comprenderían" ... pero siendo consciente de que uno de los peores juzgadores, a veces, somos nosotros mismos, hasta el punto en que limitamos nuestros propios sueños.

Besoslinda!

goldengate(d) dijo...

hay algo hipnótico en el hecho que todos tengamos esa parte, que todos estemos en el mismo barco, que guardemos lo mismo que otros guardan, que tengamos el mismo miedo que los demás.

besotes en fase r.e.m.

neurotransmisores dijo...

Estoy de acuerdo con goldengate. Todos vamos en el mismo barco y el barco es muy grande.

Ulyanov dijo...

qué bien escribes, jodía :) Besos más que enormes

Arwen dijo...

Nutshell, no sabes cuánto lamento lo que cuentas. No me extrañan tus momentos de tragedia griega. Sólo puedo decir que ánimo, que estas cosas son así. Y me ruborizas, aunque te agradezco cada uno de los cumplidos, tú sí que me animas a seguir escribiendo... Por supuesto, seguiré tus andanzas bloggeras con gusto y, además, espero poder repetir pronto un encuentro real (incluso sin wii jiji), porque tengo que ver la nueva vivienda de nuestra amiga común... Un beso y ánimo.
Ana, afortunadamente para mí, los sueños es de los pocos reductos en los que, al final, no me limito nada nada.
Goldengate(d) quizás deberíamos ser más conscientes de esa conexión para comprendernos más, para no ser tan duros con los demás... Dulces sueños.
Neurotransmisores, y lo mejor que nos puede pasar es que seamos conscientes de ello.
Ulyanov :D

Ex Traño dijo...

ya veo que estuvimos juntos de paseo por nuestros oniricos mundos...
yo soy un alma libre capaz de dejarse llevar y te aconsejo que pruebes, realmente hay pocos sitios mejores que el interior de tus propios sueños, llenos de todos esos deseos pendientes de cumplir...
un beso soñador y otro al despertar

Caulfield dijo...

Soñar suele indicar que la mente está sana o en proceso de curarse. En cualquier caso, relájate y disfruta cuando vengan sueños bonitos.

Arwen dijo...

Ex traño, me suelo dejar llevar en los sueños. Eso sí, ya de niña aprendí a cambiarlos si eran pesadillas. Sin despertar soy capaz de dejar de soñar en algo que me asuste o angustie. Lo que no aprendí aún es a prolongar los sueños más bonitos... Me gusta que te definas como alma libre. Un beso para ti también.
Caulfield, me gusta tu reflexión, soñar para curarse. Y sí, me relajaré para disfrutar...

Gunillo dijo...

Oye, pues eso de modificar los sueños tiene miga, eh?
A veces si estoy en duerme-vela, tb los puedo modificar a mi gusto. Pero como el sueño sea profundo, no hay tu tìa; me convierto en protagonista cosificado que ni pincha ni corta!

Arwen dijo...

Gunillo, a la gente le parece raro que lo haga, la verdad. Lo consigo incluso en sueño profundo. Todo comenzó en mi infancia, cuando se me repetía constantemente una terrible pesadilla y una de esas veces, cuando se acercaba el peor momento, empecé a pensar, esto es un sueño, así que puedo cambiarlo... Luego de mayor, ya me dijeron amigos psicólogos que es posible, raro, pero posible. De hecho me aconsejaron algunas cosas... En fin, que te he metido un rollo para decirte que, con algo de práctica, se puede. Aunque ya puse por ahí que me suele funcionar principalmente cuando son malos sueños.

Luis dijo...

Ey! Qué chula la foto!! De donde la has sacado?? Además, muy apropiada para cuestiones oníricas..lo único.. para qué quiere las alas la zagala si la burbuja ya flota? Serán medidas de seguridad aeronaúticas...Yo quiero una burbuja de esas!