jueves, febrero 07, 2008

Despedidas

Hay personas con las que no tienes que estar mucho tiempo para saber que estarán, que has conectado. Una primera charla te hace sentir ese je ne sais quoi y a la segunda sabes que podrías contarle toda tu vida (aunque no lo hagas... O sí) y que a quien tienes enfrente le pasa igual. Pueder ser del mismo sexo, del contrario, mayor o menor, pero ahí está, la persona que no es tu alma gemela, es tu hermano del alma.
A mí me ha pasado eso con pocas personas en la vida. Y ahora, una de ellas se vuelve a ir de mi lado. La verdad es que no pensé que donde lo encontré fuese a tropezarme más que con compañeros de un rato, de risas y de alguna salida. Sin embargo, tuve la suerte de hallar una buena amistad que, espero, dure muchos años.
Es una persona sincera, abierta, graciosa, muy graciosa y que se hace querer porque es sencillo, porque sabe escuchar, callar o hablar según le toque, porque se muestra desinteresado en sus propuestas e interesado en lo que pueda pasarte. Me pilló en un momento de bajón y se tragó algunas cosas que, quizás, no debiera haber escuchado. Pero siempre mostró un respeto absoluto por mi intimidad y una comprensión de amigo en mi penar de desenamorada.
Se atrevió a enseñarme a patinar (ahora me quedo sin profe). Más bien, me empujó a uno de mis deseos de juventud y me apoyó y me animó pese a mi clara descoordinación corporal. También me corrige en otros deportes, con la sana intención de hacerme mejorar.
Y comparte ideas, y me anima a que persiga el mar que añoro, y bromea sobre cómo podemos coincidir en tantas cosas, y se ofrece de ayuda hasta para cosas que ni se me ocurriría pensar.
Es un loco, como yo, un soñador con los pies más anclados en el suelo. Un valiente (quizás demasiado, ahora que se va pelín lejos me da miedo que se me vuelva a partir otro hueso con su arrojo por superarse en el patinaje, en cualquier deporte que se le ponga por delante, siempre de aventura o riesgo). Un amigo.
Se va al lugar del que no quiso salir. Más bien, no vuelve aquí porque mejora profesionalmente, y personalmente, porque estará en casa, rodeado de sus amigos de siempre. Se va y sé que echaré de menos sus rapapolvos por darle vueltas a la cabeza a lo que debería dejar de pensar, sus insistencias para que salgamos y le enseñe la Sevilla que ya no le llevaré a conocer, sus bromas acerca de todo, su cordialidad.
Le deseo mucha suerte. Sabemos que estaremos ahí, aunque sea desde lejos.

19 comentarios:

tritri_24 dijo...

:_______) JOOOOOOOOOOOOOOOOOOOO!!!

Tailoviuuuuuuu sisterrr. Es lo más bonito que nunca me han escrito/dicho.

El sentimiento es mutuo, pero ya sabes... volveré a Sevilla a vistarte.

Muchos besitos preciosa :-*

Ana dijo...

Joooooo.

1. Suerte encontrar amigos así.
2. Suerte por él que estará donde quiere estar (que todo vaya bieeeen!!)
3. Suerte que tengas esa habilidad para describir una amistad tan linda y llegar tan hondo.

Besos niña!

SHE dijo...

Buscadora de sueños, de ideas, de felicidad, ojalà estes en la eterna busqueda de la manera màs positiva, para que al final digas... no he vivido en vano.

No importa a donde vaya, lo que tu amigo siembra en el corazòn se queda, se queda ahì en lo eterno.

Gusto en visitarte Arwen .

Ulyanov dijo...

Pero qué bien escribes, Arwen... yo he tenido esa sensación de conexión un par de veces en mi vida. Una, con una amiga que ahora vive en Barcelona, y que hace años que no nos vemos, aunque siempre acabamos hablando por teléfono como poco una vez a la semana. Otra, con mi superamiga, la que espera casi a sus cincuenta años un bebé, otra vida...
El seguirá ahí. Y tú sigue persiguiendo tus sueños.
Un beso muy muy grande

Arwen dijo...

Tritri24, y te iré a ver, no lo dudes, con lo que me gusta a mí dar vueltas por ahí. Y sólo puse lo que siento, ya sabes. Besitos y ánimo para el curro.
Ana, la verdad es que en estos últimos meses he tenido mucha suerte, porque he encontrado muy buenas personas y grandes amigos.
She, es cierto que la amistad permanece en el corazón. Bienvenida.

Arwen dijo...

Ulyanov, es que esto sólo pasa dos o tres veces, creo yo. Más sería pedir demasiado.

Peritoni dijo...

Enhorabuena por esa amistad Arwen, ahora se trata de no dejar que la distancia la enfríe, que suele pasar.
Un beso.

Lunera dijo...

Con los adelantos en comunicación, las distancias se hacen muy muy cortas. siempre estará a un mail, una llamada o unas horas de viaje.

cruzcampero dijo...

Iba a decir lo siento, pero por lo que veo no vais a perder el contacto... Aquella que cantaba: dicen que la distancia es el olvido... yo eso no me lo creo...
Si seguís cultivando vuestra amistad seguirá no como hoy sino mejor aun...
Un besico!

Ulyanov dijo...

De todas formas, espero que aún nos pase a ambos un par de veces más en la vida, Arwen. Tú te mereces eso, y multiplicado por cuatro, como mínimo!!!
Un gran gran beso

UnaExcusa dijo...

La historia de mi vida, hija.
Sólo espero que lo mantengas.

Moony dijo...

Bueno, sé por experiencia que la distancia no existe si el corazón no lo permite.
Así que... esa amistad durará para siempre.
Estoy segura.

Un beso grande.

El Sagutxo solitario dijo...

Qué bonito. oye... T_T

Ya te ha dicho que volverá a visitarte, así que no hay que entristecerse. :)

Shepperdsen dijo...

Muy bonito, Arwen!
Lo dicho por los demás, espero que la distancia no enfríe la amistad y que sigáis en contacto. Y a tí... a ver si te reencuentras con el mar, la mar.

Alize dijo...

La palabra entre tu amigo y tú es COMPLICIDAD; una de las sensaciones más bonitas del mundo...
Hace poco, yo tambiçen experimenté esa sensación al conocer un par de personas.
Besicos de limón

Arwen dijo...

Bien decís todos que las amistades no se pierden si no se quiere, pese a la distancia. Pero el pesar viene al perder ese día a día, como dice Alize, esa complicidad de diario... De hecho, hace poco también perdí el contacto diario con otro amigo y, por supuesto, seguimos siendo amigos, pero extraño esas charlas diarias... Me da para otra entrada, que él se lo merece también.
Besos a todos.

Luis dijo...

Con ese tipo de personas, aunque sólo te veas una vez al año, al cabo de minutos vuelves a estar cómodo como si el tiempo no hubiera pasado...eso si, todo hay que cuidarlo, aunque sea un poquito!

Arwen dijo...

Luis, siempre procuro cuidar a mis amigos, de hecho, para mi penar soy la única que los ve a prácticamente todos con cierta regularidad, lo que me cuesta es juntarlos... Y tienes razón, en cinco minutitos recuperaremos la compenetración.

AnyGlo dijo...

Seguro que a donde quiera que vaya llevará un trocito de la "bonita" amistad que habeis cosechado!!!

Un abrazo!!