viernes, octubre 05, 2007

Instinto maternal

Me encantan los niños. Me gusta jugar con ellos, contarles historias, que vengan y me cuenten sus cosas... Desde siempre. Y el sentimiento es mutuo. No sé si es porque notan que me gustan, o quizás me gusten porque yo les agrado a ellos, el caso es que si hay niños cerca de donde estoy, o ellos o yo nos juntamos, hasta el punto de que, en ocasiones, he vivido situaciones un poco extrañas porque me han llamado mamá con sus madres delante y, claro, es difícil de asimiliar que tu propio hijo insista en llamar a otra madre, mientras a ti se te queda cara de flipe.
El caso es que, aunque me gustan los niños (son el futuro, la inocencia), no quiero tener hijos propios. Nunca diría de este agua no beberé y mi aseveración no es tajante, porque sé que el mundo da muchas vueltas y puedo acabar siendo madre, pero, en principio, no entra en mis planes quedarme embarazada y parir ni a corto, ni a medio, ni a largo plazo.

Y todo esto viene a colación porque ayer, una vez más, relacionaron que no quiera tener hijos con que no me gustan los niños y con que no tengo instinto maternal y que 'ya me llegará ya, que el reloj biológico tira más que nada'. Y estoy harta, estoy harta de que piensen que el sumun de la felicidad de una mujer sea ser madre. Veréis, no niego que debe ser una experiencia preciosa, que te cambia la concepción del mundo y que es un privilegio que seamos nosotras las que podamos llevar en nuestro seno una nueva vida. Pero que a estas alturas del mundo hasta los más progres sigan pensando que si no eres madre no te completas me parece muy triste.

Pero es que, además en mi caso tengo un gran instinto maternal, algunos de mis amigos dicen que hiperdesarrollado, algunos psicólogos afirman que llega hasta el complejo de querer solucionar los problemas de todos los que me rodean. Me preocupo por los de mi alrededor, intento protegerlos cuando creo que están siendo atacados, me tienen allí cuando están enfermos, los apoyo en sus proyectos... y si eso no es tener instinto maternal, que venga Dios y lo vea, sin olvidar cómo me gusta cuidar de mis sobrinas, enseñarles cosas, reñirles si hace falta para que sean grandes personas.

Por eso me parece muy triste que se me mire como a un bicho raro, como si estuviera desnaturalizada y sea una insensible simplemente por expresar una opción de vida. Porque ser madre o no es una elección, que no implica que odies a los niños o que los veas una carga. En mi caso simplemente quiere decir que me queda mucho por hacer y por ver y sé que, si soy madre, me centraré en eso, en ser madre y dejaré muchas cosas de lado porque entiendo que cuando tienes un hijo debe ser tu prioridad, para que crezca en todos los sentidos.

Y sí, que habrá quien me diga que ser madre no te impide vivir el resto de tu vida, pero, vamos hombre, no nos engañemos, ¿vivimos en una sociedad en la que realmente se facilite la conciliación de la vida familiar con la personal, no ya laboral? Pues no, y, encima, si eres madre y quieres ser profesional sigue pareciendo mal en muchos ámbitos, entonces hay quien se intenta convertir en una superwoman, que, por supuesto, acaba derrotada.

Por eso, insisto, me encantan los niños, me emociana que mis amigas, hermanos, conocidos, tengan hijos y se les iluminen los ojos al tenerlos en brazos por primera vez, me encanta cogerlos, hablarles, escuchar sus primeras palabras, ver sus primeros pasos, contemplarles crecer, pero me niego a que sea el que finalmente tenga hijos o no lo que me defina como mujer.
Imagen de Nuria, extraída de www.ojodigital.net

13 comentarios:

El Sagutxo solitario dijo...

Pues a mí me pasa un poco al contrario: no me gustan los niños pero yo a ellos les encanto. Y según Kupe Karras tengo una mano muy natural con los bebés xDDD.

También digo que yo no tendré hijos y tengo una razón de bastante peso: bastante tengo conmigo misma como para hacerme cargo de otro. Quizá si algún día consigo la paz conmigo misma pueda intentar darme a otros.

:D

Arwen dijo...

Entonces parece que tengo más suerte que tú, me gustan y les gusto. De todas formas, si tienes buena mano con los bebés tan mal no te caerán ;).

Ilse dijo...

Pues yo qué quieres que te diga. En mi caso lo veo difícil, pero vivo con la pena de saber que me pierdo algo. No digo yo que una se quede incompleta por no tener hijos, pero creo que te pierdes algo importante. Otra cosa es que digas que, para tenerlo en las condiciones que lo vas a tener, prefieres no tenerlo. Pues bueno. Y el caso es que yo tengo instinto cero y no me llevo bien con los niños.

FLaC dijo...

En mi caso veo difícil ser madre. Aunque ser padre tampoco es algo vea muy sencillo. De todas formas, yo ya tengo 150 niños a la semana. Enough is enough.

Y por cierto, tener o no hijos no te definiría como mujer, ya que dejarías de ser mujer para pasar a engrosar la de madre. Así que pasa y defínete tú misma.

Churru dijo...

En general me gustan los niños, y siempre me dicen que tengo mano con ellos. Por ejemplo, el último viaje que hice, a Italia, coincidí con 3 parejas, todas ellas con crío, y aquí el tito Churru era el encargado de jugar, entretenerlos, aguantarlos, todo por decisión de los niños y los papis encantados. Y yo que juré no tener jamás descendencia. Son encantadores, pero de lejos más! Así que no te preocupes, que hay muchas otras cosas para realizarse :D

Arwen dijo...

Me alegra ver que hay hombres y mujeres de acuerdo con que el ser madre es genial, pero no es definitorio ni mucho menos obligatorio para ser una mujer completa. Eso quiero decir que vamos bien, o que yo me junto con gente que va mal ja ja ja.
Por cierto, Churru y Sagutxo, si queréis nos juntamos y montamos una guardería, yo creo que tenemos futuro porque nos pasa a los tres lo mismo, que los niños vienen a nosotros...

teillu dijo...

En mi caso debe ser por la cara de atolondrao, que gusto a los nenes y a las bestias (tengo un amigo, cuyo perro, llamado CObi en un alarde de originalidad, ladraba a todo el mundo -literal- excepto a mí, y que no sé explicaba el porqué...).

El instinto que defines como maternal también podría llamarse en mí como paternal. Y me pasa exactamente lo mismo que a tí: me encantan los niños, pero no pienso quedarme embarazado ni parir, vamos, faltaría más, jeje

Sobre la totalidad del ser... Es complicado, supongo que traer una persoita al mundo, cuidarla, ver como se desarrolla y crece, como a su vez es capaz de traer más personitas... vamos, que debe ser una alegría y un orgullo constante, además de una respuesta posible a ¿pa que he venío yo a este mundo? PEro también coincido en que se puede ser buena persona y buena mujer sin necesidad de tener retoños -y sin necesidad de tener buen buche, jejeje-

Besitos!

Suntzu dijo...

Pues yo supongo que, si se dieran las circunstancias necesarias (en mi caso, es más fácil que me toque la Primitiva, lo que tampoco estaría mal),creo que sí me gustaría tener hijos. Pero no estoy yo segura al 100% tampoco, no creas. Que cuando los veo en clase, me da un miedo que me salga uno de esos...
Y tú, a lo tuyo, moza, que ya sabes que para ser una persona completa, basta conque uno se sienta así. Si te hace falta otro para estar completo, malo.

UnaExcusa dijo...

Yo no les gusto. Y no me gustan.

Tendría hijos si me los dieran con catorce años.

Los bebés me dan miedo: como soy un pato, creo que se me van a caer y los voy a matar. Y no me digáis chorradas: sé que es algo altamente probable.

Tampoco tengo pareja. Quizá cuando la tenga, si la tengo algún día, que lo veo difícil, complicadísimo, se me vaya la cabeza tanto que quiera tener un hijo. Espero que él ponga un poco de cordura en ello...

Claro que si fuera hombre, sí que querría tener hijos...

Arwen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arwen dijo...

Teillu, no creo que sea la cara de atolondrao, será de buena persona ;)
Suntzu, nunca se sabe, a lo mejor te toca la primi y el niño... De todas formas, si tú no lo sabes te lo digo yo, ni de coña te sale un niño como algunos de tus alumnos. A esos nadie les educó ni les puso límites y no creo que cayeras en ese error.
Unaexcusa, se te puede caer, pero son más duros de lo que parecen, los pequeñajos. Y si no te gustan los bebés, pues normal que no quieras tener hijos, pero tú misma lo dices, si se dan las circunstancias... Porque yo quise tener hijos en un momento de mi vida, pero se me pasó y no me ha vuelto la vena nunca...

El Sagutxo solitario dijo...

UnaExcusa: mi madre cuenta que yo me caí de sus brazos con dos meses y rodé por ocho escaleras hasta que llegué al suelo. Y mira cómo he salido.

Vale, puede que esto igual no te ayude, visto el resultado xDD. Pero viva sigo.

Yo no aguanto a los niños. A los bebés sí, porque no hablan y son muy ricos, pero cuando crecen ya no. Mi mayor problema con ellos es que no entiendo que alguien no razone o no entienda los conceptos como yo. Me ponen muy nerviosa los niños, no los soporto. Hay excepciones, claro está, pero en general no me gustan nada cuando empiezan a pensar demasiado pero no suficiente.

Arwen dijo...

La verdad es que la fase esa de que te comprenden pero no del todo es un pelín complicada. Pero se trata no de razonar, si no de dar explicaciones directas y claras y, en determinado caso, tener que aceptar que sí, que hay que decirle que es así y punto... Más o menos.
A mí, al revés que a unaexcusa, lo que no me gustan son los adolescentes, me ponen de los nervios. Menos mal que no son todos iguales.