viernes, octubre 26, 2007

Para Kupe, y final

Me quedaba cumplir con la segunda parte de la petición de Kupe, una foto de mi lugar favorito. Eran dos, el primero, por si no la vistéis, era más que un sitio unas personas: mis compañeros de desayuno.
El segundo sí es un lugar.


Esta es la piscina a la que voy a nadar. Elegí esa esquina porque en las dos últimas calles que se ven es donde se imparte el cursillo de natación al que comencé a ir cuando llegué a Sevilla. En él, además de mejorar mi estilo nadando (no os hagáis ilusiones, sigo haciéndolo bastante mal) he encontrado a gente estupenda, con la que he compartido muy buenos momentos, algunas risas y, ahora, amistad.

Puede que sea un poco raro que mi lugar favorito tenga que ver con el agua, que me da miedo y en la que me angustio. Pero es que nadar me permite relajarme, olvidarme de todo, sólo pienso en mí, en mis movimientos, en mi respiración, en que puedo ir mejorando poco a poco. Realmente nadar es para mí un desafío personal, y, aunque somos varios los que hemos dejado el cursillo (por nuestro ex profe, que tenía confianza en nosotros y en nuestra capacidad para mejorar solos y por los horarios) y, por tanto, no nos vemos tanto, la piscina sigue siendo para mí un lugar especial, de desconexión, de encontrarme conmigo misma.

14 comentarios:

Suntzu dijo...

Veo que te han dado ya el permiso... Jajaja.
Un beso, sirenita.

Arwen dijo...

Pos sí, Suntzu, me costó, pero accedieron si sólo sacaba una esquina y nadie más (pero es que yo sólo quería sacar una esquina y a ninguna persona, que me he pasado tres semanas repitiéndoles lo mismo). A las once menos cuarto de la noche que me ves esperando en el gimnasio a que me acompañaran, no fuera a ser que hiciera espionaje gimnasil o algo así... O sea, Kupe, que sepas que la tardanza no es culpa mía.

Nils dijo...

Yo tengo otra petición! Una foto de tu tapa favorita del Sopa de Ganso, y no me vale que nunca hayas estado, que es un bar de visita obligada en Sevilla!

Arwen dijo...

Claro que he estado, he bailado, comido y reido allí Nils, así que, mira ya tengo otra excusa para volver.
Suelo tardar un poco en responder a las peticiones porque estoy liadísima, pero cumpliré don't worry.
A Teillu y Javier les digo que no se desesperen, espero colgar sus peticiones entre este finde y el inicio de la semana que viene.

Ginger dijo...

Me gusta nadar, porque me olvido de todo. Sólo te tienes que concentrar en la respiración, escuchar sólo el sonido del agua, tu ritmo, tus latidos. Cumplir los objetivos, lograr nuevas metas.

No hay nada mejor.

Arwen dijo...

Efectivamente Ginger, aunque seguro que lo haces con más estilo que yo, soy bastante mala.

Ana dijo...

Un gustazo leerte.
Empecé y no paré.
Un saludo.

Arwen dijo...

Creo que ya entraste otra vez, Ana. De todas formas, de nuevo bienvenida y me alegro que te haya gustado.

El Sagutxo solitario dijo...

Me encantan las piscinas. Desde cría mi madre me llevó a clases (y en el cole teníamos natación obligatoria) y fui del equipo de natación del cole, además. Ahora que me voy a cambiar de casa y voy a tener el polideportivo al ladito (y no voy a tener 5 pisos para subir andando) creo que me voy a animar a sacarme la tarjeta del Patronato de deportes y a nadar un poquito, que me vendrá bien para todo.

;)

Kupe Karras dijo...

Jo, a mi también me encanta la piscina, pero desgraciadamente no la tengo tan cerca como quisiera, y viendo cómo se las gastan en los hospitales ingleses,me da que me van a pegar de todo. Yo siempre he sido de gafas de buceo, pero no aguanto casi nada debajo, pero me puedo tirar horas en el agua. Lo que mas me fastidia es que cuando ponen las calles siempre hay un tipo hipernadador que te mete prisa y te angustias. Aunque mi personaje favorito es el que te tragas sus patadas aunque estés en la calle de al lado o peor, sus uñas. Buen lugar para sentir que tu cuerpo responde.

Kupe Karras dijo...

Jo, a mi también me encanta la piscina, pero desgraciadamente no la tengo tan cerca como quisiera, y viendo cómo se las gastan en los hospitales ingleses,me da que me van a pegar de todo. Yo siempre he sido de gafas de buceo, pero no aguanto casi nada debajo, pero me puedo tirar horas en el agua. Lo que mas me fastidia es que cuando ponen las calles siempre hay un tipo hipernadador que te mete prisa y te angustias. Aunque mi personaje favorito es el que te tragas sus patadas aunque estés en la calle de al lado o peor, sus uñas. Buen lugar para sentir que tu cuerpo responde.

Arwen dijo...

Sagutxo, envidia me das porque ya pongo en el post que a mí el agua me angustia y nado mal, pero nado mucho, eso sí. Si puedes, sácate la tarjeta esa, que, además de lo que relaja, nadar pone cuerpo de sirena...
Kupe, debo reconocer que soy de las que pega algún que otro manotazo al de la calle de al lado, porque tiendo a irme hacia los lados, pero por ahora nadie se me ha quejado (más de uno se emocionó y todo ja ja ja). Y el buceo para mí ya sí que es angustia vital, de hecho, para quitarme el miedo al agua, voy a coger el toro por los cuernos y hacer un cursillo para ver que no me muero... En cualquier caso, me alegra que te guste mi sitio favorito.

anthonytowers dijo...

Entiendo cómo te sientes, creo que todos los que nadamos experimentamos los mismos sentimientos. Me alegro que hayas podido hacer la foto, ya te la pediré en todo caso o directamente hago un enlace.

Arwen dijo...

Tengo otra muy parecida pero no igual, Anthony, por si la prefieres.