sábado, mayo 26, 2007

Caricias

Cuando tus dedos rozan mi cuello y le marcan el camino a tus labios, que, trémulos, apenas rozan mi piel para, después, dejar a los dientes marcarme suavemente, mientras bajan hacia mi escote, donde buscan el océano de mi pasión.
Tu boca se entretiene, mientras tus dedos me recorren buscando los lugares que me lleven al paraíso para allí encontrarte y perderme contigo entre los suspiros del amor.
Mis piernas se estremecen y mis manos también te buscan para abrazarte hasta fundirnos en uno solo que siente por dos multiplicado por mil. Los corazones laten al unísono en un ritmo trepidante que nos hace jadear hasta quedar extasiados, pero nunca cansados el uno del otro.
Porque todo vuelve a comenzar.

2 comentarios:

suntzu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
suntzu dijo...

Cómo estamos... No digo ná porque ya lo has dicho tó.