sábado, marzo 08, 2008

Votar

Mañana hay elecciones. Supongo que os habréis enterado, como para que no. Ni siquiera yo, siempre dispuesta y luchadora empedernida para evitar cualquier información acerca de lo que hacen los que se suponen que lo hacen por nuestro bien, he logrado abstraerme del todo de debates, discusiones, acusaciones y, según mi opinión, poquitas propuestas.
Mañana hay que votar y eso siempre me lleva a la reflexión y a dar, debo reconocerlo, alguna chapa a mis amigos y conocidos que intentan buscar cualquier excusa para no acercarse a su colegio electoral. Y es que elegí bien mis palabras 'hay que votar'.


Ya sé que participar en este juego democrático (siempre me resultó cuanto menos peculiar llamar juego a lo que decide el futuro de un país) es algo voluntario. Es un derecho y no una obligación y cada uno puede decidir insertar o no su papeleta en las urnas. Pero para mí este derecho debe ser entendido también como una obligación, hacia nosotros mismos y hacia los que vendrán después.


Lo reconozco, hace años que voto en blanco prácticamente en todas las elecciones (menos en referéndum). Por mi trabajo conocí, quizás demasiado de cerca, a la clase política, a las estructuras de los partidos, su forma de pensar y actuar, y no me gustó nada. Todas y cada una de las formaciones políticas me parecieron lo mismo, intereses, en su mayoría personales, que poco espacio dejaban para el 'bien común', supuesto objetivo de cualquiera que pueda gobernarnos.


Por supuesto encontré personas maravillosas, trabajadores natos, preocupados por hacia dónde va nuestra sociedad, qué necesitamos y qué se puede hacer para remediarlo, pero eran pocas como para convencerme de votar a un partido.


Sin embargo voto. Voy hasta mi colegio electoral y elijo mi voto en blanco, que no es un 'me da igual' ni un 'regalo mi voto al mejor postor'. Es un grito silencioso contra un sistema que no me gusta, contra unos partidos que olvidan ideales y propuestas y se centran en intentar mantenerse lo más posible a costa de quien sea y como sea.


Pero un grito sólo apenas puede ser escuchado. Por ,por primera vez desde que se abrió este blog voy, a hablar de política.


Os invito, animo, conmino a que mañana vayáis a votar. Los que tengáis una clara tendencia política, al partido que mejor os represente. No obstante, me dirijo sobre todo a aquellos que no sabéis qué hacer, que pensáis que votar no sirve para nada, que la elección será mala de todas formas o que lo que queréis es que cambien todos.


No os quedéis en casa, no os vayáis a la playa o la montaña, o hacedlo después de ir a votar. Acercaros y elegid el sobre vacío.


Porque si todos los escépticos, los que necesitan un cambio, los derrotados por una clase política que poco o nada nos representa a la gran mayoría, votamos en blanco el grito se oirá. No digo que, de repente, todas las formaciones políticas decicidieran replantearse sus principios de actuación en cuanto ostenten el poder, pero sí reflesionarían sobre una gran llamada de atención de nosotros, los que realmente formamos, construimos y hacemos mejorar nuestro país. Un porcentaje considerable de votos en blanco sería un 'que no nos gustáis, que cambiéis, que ya es hora'.


Puede que sea demasiado utópica. Puede que siga confiando demasiado en el sistema. Aún así insisto. Votad. Y si nadie os convence, votad en blanco.

Imagen de www.geocronos.files.wordpress.com

22 comentarios:

Nils dijo...

la democracia y el derecho al voto han costado muchas vidas en España como para que ahora los que tenemos ese privilegio, del que aún carecen millones de personas en el mundo, no lo usemos. El voto en blanco, cuando no hay opción política que te convezca, es el mejor modo de expresarlo. Olé!

Arwen dijo...

Nils, no había querido decir justo eso porque muchos me llaman radical al hablar de muertes, pero gracias.

teillu dijo...

Los mismos muertos también nos dieron el derecho a abstenernos, a ser libres para cualquiera de nuestros actos.

Sigo pensando que los mismos argumentos que das para el voto en blanco son válidos también para una abstención.

Reflexión de última hora: ¿qué pasaría si tuviéramos un voto, sólo uno, pero bien a favor, o bien en contra? ¿Esto es, si uno pudiera votar con un voto a favor de un grupo, o bien con un voto en contra de otro? Si fuera un editor, haría encuestas con "y sis" en mi periódico! Hmmm! jeje

Un besín, Arwen!

Y que gane el "mejor"...

Piel de letras dijo...

En México sucedió, Arwen, en mi país, que parece la sede de las burlas a las necesidades de una Nación, dimos un voto de castigo. No que ganara X partido, sino que "hicimos que perdiera" el otro.
Así nos ha ido, vamos de mal en peor. Debimos anular con votos blancos, era otra opción. Pero acá llega a suceder que en un parpadero, tu voto ya no es por quien marcaste, sino por quien se les de su real gana a los tipos en el poder.

Un saludo pensativo desde México.

Arwen dijo...

Piel de letras, no conozco vuestro sistema de votación, pero parece bien...complicado. A ver qué pasa aquí.

El Sagutxo solitario dijo...

Yo siempre he sido de las que he dicho que el voto es un "debecho".

Mañana iré a votar, por supuesto :) No he dejado de ir ni una vez desde que cumplí los 18 (y nunca me ha tocado en la mesa, por otra parte).

Arwen dijo...

Teillu, ya hablamos de ello...
Sagutxo, me gusta tu palabra. Y me alegra que vayas.

Landahlauts dijo...

Una opción tan digna y respetable como cualquier otra.
Votar da, en cualquier caso y sea lo que sea, derecho a opinar. Pienso que aquel que no participa, poco derecho tiene luego a opinar o quejarse de lo que hay, cuando no dio su opinión en el momento en que debía de darla.

Saludos, Arwen.

Neurotransmisores dijo...

Habrá que ir a votar por el menos malo.
Saludos.

Pimkie dijo...

Lamento decir que, por desgracia, el voto en blanco no se tiene en cuenta. Sé que ya no se puede pedir el voto, pero te recomiendo que le eches un vistazo a Escaños Insumisos (escons insubmissos, lo siento, no he encontrado la info en castellano, y ni siquiera sé si se presentan por todas las circunscripciones, aunque lo dudo) porque quizá se acercan más a aquéllo en lo que tú crees. Y conste que tiro tierra sobre el que me paga el sueldo todos los meses.

Ni el voto en blanco, ni el nulo, mueven lo más mínimo las estructuras de los partidos. La abstención, en cambio, sí hace removerse a algunos en sus sillones y buscar fórmulas para reducirla, pero nunca se dan los datos de los votos en blanco o nulos, como si no se hubieran contado. Y conste que no estoy promoviendo la abstención, sino todo lo contrario, el buscar una opción reivindicativa con el actual sistema que no te convence, un auténtico toque de atención.

Meteorismo galáctico dijo...

A mí me parece que los votos en blanco son tan inútiles como las abstenciones y, por qué no decirlo, como los votos a cualquiera de los dos partidos mayoritarios. Cada vez que uno de esos grandes partidos ha recibido un varapalo electoral se ha oído a sus líderes decir esa manida frase de “hemos entendido el mensaje”, pero luego todo sigue igual (bueno, casi igual). Los políticos nos dicen (en general) lo que se supone que nos gusta oír y luego hacen lo que les da la gana o lo que pueden, pero siguen diciendo lo que nos gusta oír.

Hacer de la democracia una especie de religión y dar a los votos un valor casi milagroso me parece un tanto ingenuo. Pensar que porque vote todo el mundo las cosas van a ser mejores me parece igualmente carente de fundamento. ¿No veis la cantidad de gente que va a los mítines? ¿No os dais cuenta de que la mayoría parecen bobos dispuestos a aplaudir cualquier cosa que diga su ídolo político (tanto si dice una cosa como si dice la contraria)? ¿No veis que somos todos medio tontos y los políticos (en general) unos listillos? Nos han convencido de que “el pueblo tiene el poder”, pero realmente no pintamos nada.

De todos modos, yo votaré mañana como lo he hecho siempre, pero me parecerá perfecto que haya gente que no vote, o que vote en blanco, o que pinte un monigote en la papeleta. Hoy lo único que me importa es que Rodolfo Chiquilicuatre salga elegido como representante de España en Eurovisión. Si eso ocurre, podré soportar que ZP vuelva a ganar las elecciones.

Un saludo a todos.

goldengate(d) dijo...

disparado me voy a las urnas mañana. suerte tengo de vivir en una comunidad autónoma donde segun que partidos estan en minoría. que luego hay batiburrilos internos como en todos los lados, pero almenos nos abstenemos de ciertos indeseables... feliz voto! ;)

Ana dijo...

Votaré sip.

Me sale de las tripas votar en blanco pero ... no sé que haré ... Igual opto por voto de castigo... no sé ... como ves, la jornada de reflexión no dio sus frutos en mí jejejejejeje.

Besos linda!

Arwen dijo...

Me gusta ver tanta gente implicada en este tema. Me habéis hecho plantearme ciertas cosas, Pimkie. Landa, cuanta razón tienes. Y Meteorismo, por aquí no hemos hecho aún de la democracia una religión ni del voto algo milagroso, pero creo que uno se debe implicar en la sociedad en la que vive y, en este caso, una de las formas de implicarse es dar su opinión a través de un voto.
Pimkie, reflexionaré sobre lo que dices y sobre que opines que el voto en blanco no moviliza a los partidos. La verdad es que tal y como lo presentas nada los mueve...
Goldengate(d) eso a votar. Y pelearse internamente lo hacen todos.
Ana, la jornada de reflexión creo que es para eso, para liarse uno más jajajaja. Pero bueno, si votas, bien hecho está.
Y repito, me gusta que haya tanta gente que se plantee estas cosas.

Ulyanov dijo...

Arwen, has movido conciencias con este post. Creo profundamente en la necesidad del voto. Soy consciente de que el voto en blanco o la abstención suponen un voto de castigo, que en mayor medida, según la ley electoral, favorecerá a determinadas opciones, a veces diametralmente opuestas a nuestra forma de pensar -y de sentir-.
Yo ayer voté no sólo por una idea. Voté por fuerza, contra una determinada manera de entender no tanto la política, como de actuar dentro del sistema. Voté para intentar que un tipo como Sánchez Dragó no usara la 2 para reivindicar la calidad intelectual de José Antonio Primo de Rivera. Voté para no tener que ver en el gobierno a un tipo como Miguel Ángel Rodríguez llamando nazi al doctor Montes. Voté porque mi mejor amigo es gay. Y porque mi sentido de los derechos civiles me hacía necesario dar un voto de apoyo casi personal, casi particular. Y aclaro que de todas formas, soy el primero en criticar un montón de cosas de esta legislatura, sobre todo en el ámbito de la LOE...

Jajaja dijo...

El ideario de uno de los partidos que se presentaban a las elecciones, Ciudadanos en blanco, es que los votos en blanco sean computables, es decir, que si los votos en blanco lograsen un escaño este quedase vacío en el Congreso. Esta sí sería, a mi juicio, una buena forma de decir a los políticos que algo están haciendo mal, porque un escaño representa también mucho dinero para el partido que lo consigue.

Las patadas hay que darlas en la cartera.

Peritoni dijo...

Enhorabuena por esos ánimos imparciales. Yo vote la semana pasada por correo, pero está bien que gente cuerda y razonable como tú haga reflexiones como estas.
Un beso.

Luis dijo...

Bueno, yo voto para que determinadas opciones no lleguen al poder...pero estoy de acuerdo. Hay que votar.
Política = "Dirección racional del destino de los pueblos", bueno, esto es lo que me enseñaron en clase de filosofía.
Me temo que es una definición desfasada!

Arwen dijo...

Ulyanov, creo que es prácticamente imposible comulgar con todo lo que propone o representa una organización política, pero si lo tienes claro, adelante y, después, reclámales los cambios que crees oportunos. Se supone que se nos tiene que escuchar.
Jajaja, no conocía esa opción, me parece razonable, cuanto menos porque, como bien dices, si no se da en el bolsillo no duele tanto. Bichearé por ahí a ver qué encuentro.
Peritoni, la verdad es que, aunque defendí el voto en blanco, no pretendía imponerlo, porque entiendo que, si a mí no me gusta que me digan lo que tengo que hacer, a los demás menos. Pero consideré necesaria esa reflexión porque conozco mucha gente que se desentiende y luego se pone a quejarse. Si no eres parte de la solución,eres parte del problema; si no te implicas, tus quejas son vanas, ¿no?
Luis, hombre, digo yo que algo así, aunque sea de refilón, deberían tener todos los políticos en su cabeza...

cruzcampero dijo...

Ejercí mi derecho al voto y me quedé impresionado por la alta participación que hubo la verdad. Porque convencer al 100% pocos lo hacen (por no decir ninguno) y pensé que habría mucha abstención, pero fue grata mi sorpresa al ver los resultados de participación (que no de los resultados... no confundir). Muy bien echo el animar a votar, yo pienso igual que tu en este aspecto, el ciudadano ha de expresarse mediante este medio.
Un saludo apañá!

Óscar dijo...

Es un placer votar, da igual si lo haces en blanco. Lo importante es reflexionar por el sentido de un voto que, cuando lo emites, le concedes un sentido útil.

Arwen dijo...

Pues no veas lo que me costó convencer a quien ambos conocemos para que, al menos, votara. No sé si lo habrá hecho este año. Creo que hay que ir a votar, preferiblemente con conciencia.