domingo, enero 29, 2017

Arroz negro

Dejó que la luz diera vida a lo que había depositado sobre la mesa. Por una vez, el negro sobre blanco no eran las letras que compulsivamente tecleaba en la pantalla para dejar brotar las flores marchitas de su corazón. Los granos de arroz creaban su propia historia sobre el plato, tan blanco que dolía en el reflejo del sol. A través de la ventana entraba a raudales una mañana que empezaba a convertirse en tarde y que jugaba con el agua dentro del vaso para crear tonalidades tornasoladas de arcoiris. Contempló desde arriba, creando así la imagen que las redes sociales aplauden ineludiblemente. Y pensó en las telarañas que se habían instalado en sus rincones, atrapando las moscas de pensamientos en huida.

Intento de fuga en el borde del plato. Un grano rebelde que escaló hacia la cumbre. Como aquel punto y seguido que se convirtió en punto final: descolgado. Casi parpadeante, en un código morse que sólo dice 'no quiero estar ahí dentro'. El problema es cuando ese interior son los pensamientos propios. Le gustaría ser él mismo quien escapa, pero está encallado. Lo bueno es que los pozos estancados sólo huelen cuando se les agita, y pocas personas tenían ese poder. Una y otra vez lo usaban, y no sabía la manera de quitarles de una puñetera vez el palo. Quizás golpearles con él y quedarse, por fin, tranquilo. 

Desvió por un instante la mirada. Se quedó prendada del agua inmóvil del vaso. Clara, como aquellas conversaciones. Casi eran más silencios que palabras dichas, pero tan profundas que se sentía tocado. La vida, los anhelos, las frustraciones, los problemas, las risas, todo era más fácil cuando charlaba de esa manera en que no había ni una pizca de desconfianza. Pero ésta se instaló para quedarse y no restaba quien fuera depositario de sus respuestas. Ni siquiera de sus preguntas. A veces dudaba de que hubiera alguien más allá de sus paredes. 

La hoja del cuchillo, semiescondida, formó la alegoría de los filos que tantas veces le habían cortado, caminando sobre ellos. Las cuchillas habían sido creadas por él, más que nada porque nunca dejó a otra persona construir un mundo inhabitado, repleto de seres humanos a los que jamás abrazaría. 

Todo contacto era falso. Todo afecto era fingido.

Eso es lo que se repite desde que recuerda. Mientras deja que su vida siga escribiendo las mentiras que todo el mundo considera su biografía. Es más fácil mentir cuando la contundencia convierte en verdad cualquier atisbo de oportunidad. El truco está en dejar la puerta lo suficientemente abierta para que el otro piense que es testigo de todo el cuadro. Por eso funcionan las escenas de cine. Por eso funciona él.

Los engranajes no fallan si cada rueda continúa en su sitio. Incluso cuando algún diente está desgastado, sin un encaje perfecto, puede pasar desapercibida la pequeña vibración. Sólo los listos comprenderán que esos ínfimos saltos de raccord son las señales del fin. La mayoría ni los percibe, el resto los toma por errores de montaje que pertenecen a otro. Ni siquiera en la existencia de sus congéneres les parecen avisos, sólo las malas rachas que no duran eternamente, porque nada podría ser infinito. Salvo su propia ignorancia.

Cogió el tenedor con firmeza para acercar a su boca el manjar que había preparado. Estaba listo para engullir las realidades creadas. A la espera de que la ficción, por una vez, superase los días que no dejaban de caer del calendario y le acercaban a la vejez. No quería ser anciano. No por dejar un bonito cadáver. Más bien era una cuestión de inutilidad. Nada más desperdiciado que una vida larga, por cuanto vivir no tiene ningún significado. 

Al primer contacto de la comida con su paladar, degustó ese sabor negro que le provocaba una sonrisa. Se dejó envolver por el placer que explotaba en su lengua. Echó hacia atrás la cabeza, en éxtasis. Todo su ser se concentró en ese único punto que formaban sus papilas gustativas en ese instante. Tan feliz, no se dio cuenta de que su deseo iba a ser concedido mucho antes de lo esperado. 

Gracias a D., cuya foto inspiró este texto.