miércoles, febrero 15, 2017

Cielo

El viento ayuda en el desplazamiento. Eleva y recorre las plumas cuya suavidad compite con la de las nubes. Mirar hacia abajo no tiene sentido, perdido ya el horizonte. 

Ligera, ligera, ligera.

Lastres abandonados ya no llaman. A los pies de una cama para siempre vacía. El sol que se filtra apenas ciega unos ojos de por sí cerrados. Se queda con el tacto en la cara. El calor de la luz junto al frescor del viento. 

Arriba, arriba, arriba.

Se vislumbran estrellas en un día donde llegará a lo más alto. Sin miedo a Ícaro, porque las caídas anteriores siempre fueron peores. El cuerpo acostumbrado a heridas no sufre por más cicatrices. Los caminos del firmamento los marca ella. 

Paz, paz, paz.

Permanece el silencio que aúlla. Es la calma perdida. Reaparece sin llamar en un vuelo no planeado por el que planea ardientemente. Batir las alas se convierte en el movimiento natural de su pensamiento. 

Hambriento, hambriento, hambriento.

Sacia las ansias con desaparecida voz. Los crujidos de la traquea por la que respira no dejan lugar a dudas. Hay vacíos demasiado llenos. Se pierden los escondites si está expuesta. 

No hay lugar en el que reposar las alas si todo se incendia a su paso. Encuentra el desierto que siempre tuvo. Allí, en la seguridad del hogar perdido, se posa.