jueves, enero 12, 2017

Excursión

Coge un hilo y lo enreda con el siguiente. Enlaza oquedades hasta atorar los espacios. Centrifuga cual lavadora a 1.200 revoluciones. Tira, aprieta, estira, pinza, pincha y atasca hasta llenar de aire a presión. Empuja hacía arriba para no dejar hueco. Agita hasta la aceleración máxima, impidiendo la concentración. 

Un punto se convierte en el universo y no existe otra cosa. Angustia. Asfixia. Taquicardia. Miedo. Enfado. Ira. Lágrimas. 

Resiste el cuerpo inerte, que se llena de vida en rebelión. Pero la resistencia sólo provoca más guerra. La goma se estira hasta el infinito, porque siempre vuelve a su posición inicial, incómoda. Los nudos son ovillos con los que han jugado todos los gatos del barrio. Luego, una mano ¿inocente? los lanza para que sean los perros quienes los traigan moviendo la cola alegremente. La pobre pelota es la única que sufre en el juego.

El torbellino tiene un epicentro, al igual que el terremoto. Todo junto alcanza el nivel de tsunami y así se sienten los miembros: apaleados por olas gigantescas que reconfiguran el cerebro, ya maltrecho y con un funcionamiento desigual. Intentar apartar las ramas en la jungla requiere un machete. Pero lo hemos dejado en casa. Toca cortarse las manos y arañarse las piernas para que la respiración vuelva a su sitio, los pulmones.

La hiperoxigenación es tan mala como la ausencia de aire. Se nubla la vista y queda un pequeño recuadro enmarcado en negro. Así, sólo entra en el campo de visión aquello que nos ha quitado el sueño, el hambre, las ganas, la vida... Porque no es vida si vas cómo los burros, ni siquiera es a ciegas, sino dirigida. 

Ojalá una visita al váter fuera la solución definitiva. Pero no se puede tirar de esta cadena.