miércoles, noviembre 09, 2016

Golpes

Es más dulce el dolor que el látigo que arranca pedazos de tripas y las esparce por tu universo. El mío desapareció bajo el manto huracanado de la silla eléctrica que enchufé yo misma. Desprendo las tiras una a una para dejar la piel en blanco. Vísceras que se tocan y prueban. Es la mejor manera de aparcar las torturas: saboreándolas. 

Habrá un día en que los grilletes que me impongo no pesen. No será la costumbre, si no la liberación a través de mi propio conocimiento del infinito. Esa realidad que es diaria, aunque nunca antes toqué como propia. Era un futuro incierto que me daba más miedo que el sabor a hierro de la sangre, tan conocido.

Los gatos lamen sus heridas. Los humanos metemos el dedo en la llaga para comprobar que seguimos vivos. Existen muchas muertes escondidas. No son necesarias gafas para verlas, sólo ganas. Ansias que sólo aparecen cuando la mano que me pegaba ha aprendido a acariciar. 

El amor lo puede todo, incluso lo peor. Nadie se ha parado a decirlo, porque nadie quiere reconocer que no sabe amar. Desposeerme de mí misma es abrazar quien soy. Abandonar las ilusiones es encontrar los sueños perdidos. Da igual lo adelante que haya llegado en el camino, la autopista es siempre una tentación demasiado fuerte como para no tomar la próxima salida. Habrá que ir preparando los frenos para percibir el paisaje.

7 comentarios:

Cristina Rm dijo...

Magnífico, gracias

Rafael Castaño Torres dijo...

A través de mi propio conocimiento del infinito... Bonita frase...conocer la existencia del infinito mismo? O conocer el infinito? Mirar un pozo y ver el fondo o solo ver el agua que contiene...

Isabel Sira dijo...

Gracias a ti!

Isabel Sira dijo...

¿Qué opinas?

Manuel M. dijo...

Hermoso texto. Desgarrado y hermoso.

Isabel Sira dijo...

Gracias.

Jose Maria Sanchez dijo...

Muy emotivo y bien escrito Isabel.