martes, noviembre 22, 2016

Camina

Abandona el vestido que lleva y camina descalza para sentir el suelo que pisa. Algunos tomarán por altivez los ánimos que se da a sí misma para avanzar erguida. Mirada perdida dentro de sí sin dejar de contemplar el mundo, que asombra sin parar la vida que reside en ese cuerpo pequeño. Largas piernas, extensos brazos, marcan los ritmos que también respira. Exhalación hecha humo, se disuelve en espacios vacíos llenos de incertidumbres duras.

La melena que escurre por la espalda es la cascada por la que resbalan las ideas. Se pierden. Regresan en el remanso del lago que acaba allá, al fondo. Pescadora sin red, se lanza a chapotear en aguas poco profundas que esconden abismos negros. No hay oscuridad en la mirada que busca, sólo raspas aplacan los caminos bifurcados. Tantas elecciones siempre llevan al mismo punto, ése en el que todos confluimos.

La tierra se pega a sus plantas y le recuerda que no hace falta tantear a ciegas. La lengua saborea perfectamente cada gota de limón que achina los ojos. Pesa. Cuando cae al estómago revuelve entrañas saturadas de angustia.

Aparta las ramas que frenan otros andares. Corta de raíz, pero le quedan en las manos como sogas atadas a los tobillos. Avanza en el mismo sitio mientras gira el espacio. La gravedad le da pereza. Es hora de cerrar los ojos. Se llena.