lunes, noviembre 10, 2008

Silencio

Por prescripción médica he tenido que restringir el uso de mi voz en los últimos días. Tengo edemas en la garganta, que son como los moratones, pero en las cuerdas vocales, y hasta que no vea las pruebas que me ha mandado, el médico tampoco se atreve a decirme mucho más que mandarme callar. Espero que esta vez sea que exageró o algo así y pronto tenga mi voz a punto...


Pero no escribo esto para contaros penas, sino para reflexionar sobre el efecto del silencio sobre la gente. Porque me está costando la misma vida callarme (si es que hablo hasta bajo el agua), pero es que tampoco me están dejando.


Resulta que a la gente no parece sentarle demasiado bien que le escuchen y quiere siempre preguntas y preguntas, no entiendo muy bien por qué. Porque me he encontrado a personas que se creen que estoy enfadada, o que me pasa algo, o que tengo algo contra ellos, o que soy una borde, simplemente porque les he escuchado con atención y les he contestado correctamente, pero sin ir más allá. En serio, no sé si es porque habitualmente intento que los otros se relajen y hablen con confianza, pero más de uno se me ha quedado mirando en plan 'y ¿tú de que vas?', a pesar de no conocerme.


Luego están los que creen que porque no puedo hablar ya no puedo hacer nada. A ver, señores, que mis cuerdas vocales no son las que dominan el resto de mi cuerpo y mente. Simplemente tengo que estar calladita (que estoy más mona, dirán algunos), pero todo lo demás lo puedo hacer con total y absoluta normalidad.


También están los que se toman como una afrenta personal que no hables. Es que en mi oficina, a pesar de estar escondida tras una enorme columna y verse claramente que estoy trabajando, viene todo el mundo a preguntarme, la mayoría de las veces cosas que, encima, son competencia de otros... El caso es que siempre suelo intentar contestar lo mejor que puedo, pero hoy le he tenido que decir a dos o tres personas que lo sentía, que es que no podía hablar (y os aseguro que ya mi voz era una muestra de lo mal que estaba). Pues nada, venga a insistir 'si solo es una preguntita', pero es que si no puedo hablar, no puedo hablar... Vamos, que tengo que reservar la voz para la gente que ya tengo citada y que a esos sí que les tengo que explicar las cosas por narices, hombre.


Y, finalmente, me he dado cuenta de que debo tener mucha más cara de juerguista de lo que pensaba. En cuanto empiezo a explicar a los conocidos que tengo que intentar hablar menos la pregunta más repetida ha sido 'mucha juerga, ¿eh?'. Por Dios, si yo soy de lo más buena del mundo...

24 comentarios:

Cable Hogue dijo...

Yo soy de los calladitos, aunque depende, según me dé... Ánimo con la incomprensión y mejórate esas cuerdas vocales :)

Efter dijo...

Tendrás que comprarte una pizarra Vileda, qué faena :) Espero que te mejores pronto, guapa.

Arwen dijo...

Cable, pues la verdad es que yo hablo. Gracias, estoy en ello, en la mejora, digo.
Efter, espero no tener que llegar a ese extremo, de verdad. Ya iré contando.

Ulyanov dijo...

Arwen, guapísima, mejórate pronto!! Mi hermana estuvo igual una temporada, y también le pasaba igual, todo el mundo se asombraba de verla callada. Seguro que pronto estarás bien.
Y seguro que tienes una voz preciosa.
Un gran beso

Random Harvest dijo...

Lo más fácil: pones un cartel encima de la mesa "Lo siento, por prescripción médica no puedo hablar. Lo que desees preguntarme, hazlo por email." Así de sencillo.

Yo tengo pegada mi tarjeta de visita con mi nombre en el murete de la mesa para que no me pregunten cómo me llamo.

Seré una borde, pero la gente se lo ha aprendido y ya no pregunta.

Arwen dijo...

Gracias Ulyanov. Sobre mi voz, bueno, creo que no es bonita, de hecho, muchos de los que me conocen afirman que es más bonita cuando estoy ronca... :D

Arwen dijo...

Random, nos cruzamos. Tomo nota de tu sugerencia, pero ya tengo un cartel de 'sólo con cita previa' y la gente pasa, así que...

Arwen dijo...

ah, y es que además nosotros no tenemos mail externo.

Peritoni dijo...

Vaya, lo siento y espero que te mejores pronto. Debería poner un cartelito en tu mesa con lo que te pasa, y tener a mano una libreta y cuando alguno te pregunte algo, directamente lo escribes, se darán por aludidos.
Besos.

Arwen dijo...

Gracias Peri. Hoy me han preguntado menos, debe notárseme en la cara. La verdad es que de normal la gente es amable y me entiende, pero tú sabes, de todo hay en la viña del señor... Eso sí, por dios, que se me quite ya el dolor de garganta...

M. Jesús dijo...

Espero que lo de tu linda voz se arregle pronto.
Ahh una preguntilla ¿tu linda sonrisa si la puedes seguir mostrando no?.
Besos

Arwen dijo...

Gracias Manuel Jesús. Sigo sonriendo sí. Al mal tiempo, buena cara.

FLaC dijo...

Lo más importante es la buena imagen que la gente tiene de ti. ¡Imagina que no hubieran pensado que el problema eran las juergas! -aunque en realidad no lo sean-.

Arwen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arwen dijo...

¿Ser juerguista es bueno? :P Como esto es nuevo para mí, siempre una juerguista frustrada... Hasta ahora :P

Suntzu dijo...

Lo dicho: a cuidarse. Y pasando de la gente tres kilos, como siempre.

Luc, Tupp and Cool dijo...

¿Qué tal va tu garganta? A mí también me da algo de guerra, pero no tanta. :)

Arwen dijo...

Va mejorando Luc, muchas gracias. Este finde ya he empezado a hablar un poquito. Supongo que acabaré teniendo que ir al logopeda... En fin, cuídate tú también, que estar en silencio si no es porque quieres es un rollo.

Nils dijo...

Yo también te deseo una pronta recuperación y creo que sería interesante para nosotros tus lectores que nos contaras anécdotas que te pasan seguro ahora que eres medio mudita, porque debe ser muy interesante, como lo que dices de tus compañeros de curro.

Arwen dijo...

Nils, pues no te creas que me han pasado muchas cosas más... Alguno que piensa que mi voz es más sexy estando casi sin voz (mucho habitual de 900 debe haber suelto :P). Gracias por los ánimos. Ahí sigo.

anthonytowers dijo...

Desde que estás callada pareces más interesante.

Arwen dijo...

Mira, pues voy a seguir así, a ver si se interesa alguno... jajaja jajaja

Okzelui dijo...

Qué mal rato el no poder hablar.

Arwen dijo...

Ni te lo imaginas, Ozkelui. Me está costando mucho mucho mucho. Puedo hablar un poquito, pero claro, ¿cómo sé cuánto es un poquito? Lo que hago es quedarme siempre con las ganas de decir más. Pero es muy aburrido, porque es difícil seguir así una conversación y ya tengo algún amigo que se cree que habla demasiado, al estar yo en silencio...