viernes, septiembre 26, 2008

Emociones británicas




Hoy he vuelto de Londres. No sé cómo llegaré, porque gracias a la magia de blogger escribo este texto antes de irme. Pero quería que a mi vuelta quedase constancia de mi viaje, interior y exterior. Este ha sido el primer año que me he ido sola de vacaciones, la primera vez que he visitado un país anglosajón, la primera vez que he sentido la emoción de organizar algo sola (bueno, con ayuda de Anthony que es un sol).


No sé cómo estaré hoy, después de la resaca de nueve días escuchando y viviendo en inglés, perdiéndome (eso no lo dudo, con mi sentido de la orientación habré dado más de una vuelta absurda por las londinenses calles), disfrutando de mis pensamientos, de intentar hablar con estos british... Lo que sí sé es cómo me he ido: asustada, feliz, con mariposas en el estómago y decidiendo que ha sido tarde, pero que por fin me enfrento a mis miedos.


Porque soy una cobarde. Es curioso, la mayoría de la gente que me conoce piensa que soy valiente, pero he esperado 32 años en ir a un país de habla inglesa porque sólo este año me he sentido cómoda con el idioma y capaz de hacerme entender y comprender lo que me decían. Y es que mi necesidad de comunicación, unida a mi perfeccionismo extremo, me han obligado a querer estar segura de medio dominar la lengua de Shakespeare antes de aventurarme a hablarlo.


También he esparado treinta y dos años para viajar sola. No cuentan las mudanzas a ciudades extrañas, porque siempre me esperaban caras conocidas en ellas. Ni paseos a mi aire por Madrid, Oviedo, Murcia... antes de que se convirtieran en ciudades amigas. Ni mi experiencia en La Línea, que mejor arrinconar en la memoria. Y el caso es que esa soledad de la que he rehuído este año me parecía extrañamente necesaria. Quizás tenía que probarme a mí misma. Quizás necesitaba esta prueba para dar un paso mayor que aún dudo si daré, pero que me ronda la cabeza y el corazón demasiado como para pensar que es un mero capricho...


En fin, que estoy segura de que hoy estoy cansada, pero también pletórica y cargada de fotos, anécdotas y algún que otro texto con el que espero ir regalándoos, para que conozcáis MI Londres.


Imagen tomada de www.sanchezcrespillo.net

9 comentarios:

Random Harvest dijo...

Me alegro mucho de que todo fuera bien, Arwen. ¿Cómo fue el entendimiento con los británicos? ¿Al final tuviste problemas o viste que sabías más inglés del que pensabas?

EEEEngaaaa, por alguna fotillo más...

:)

Cable Hogue dijo...

Más vale tarde que nunca. Yo ando buscando una beca de verano que me ate a Alemania, así a última me será más difícil decir que no... Pero de momento no encuentro nada.

Peritoni dijo...

¡Chica!, pues yo cuando sago al extranjero con mi inglés chapucero de verbos mal conjugados no tengo ninguna vergüenza, ¡ y me entiendo perfectamente!, jajajajajajaja, claro que no sé lo que es la vergüenza ni la conozco y cuanto más tiempo pasa menos.
besos y me alegro que tu experiencia fuera positiva.

Cruzcampero dijo...

Bienvenida Arwen, espero esos regalos de relatos de tu londres con impaciencia porque espero que todo lo que cuentes de tu experiencia haya sido genial(confio en que si).
Un besico!

Efter dijo...

Espero que lo pasaras bien, Arwen. Yo, como Peritoni, me entiendo en inglés pero si hace falta, tiro de signos que eso es casi internacional. Poner caretos también ayuda. Besos.

EsSa dijo...

En cierta ocasión, y haciendo referencia a un viaje, me dijeron que todos tenemos un viaje especial en nuestras vidas... Tal vez éste sea el tuyo. Y no importa el tiempo que hayas tardado en realizarlo, lo importante es que lo has hecho y te sientes bien.

Un saludo.

Arwen dijo...

Gracias a todos por los comentarios. Esta entrada es anterior a haberme ido, con lo que hay algunas cosas que cambiar. Prometo entradas en breve, a ver si hoy mismo... Pero Londres ha sido genial. Y os contestaré de uno en uno..

anthonytowers dijo...

Todavía no puedo creerme que hayas vuelto: me imaginaba cogiendo un avión para traerte de vuelta a casa, por haberte perdido.
Sé que no eres tan valiente porque he vivido tus nervios previos al viaje, pero sabía también que ibas a hacerlo y que no te ibas a arrepentir.
Gracias por los posavasos (y espero ver las 200 fotos en breve).

Arwen dijo...

¿Cómo podías pensar en que me perdería con los pedazo de mapas que me hiciste? Sé que dudaste de que cogiera el avión, pero ya ves... Estoy feliz feliz feliz.