sábado, diciembre 09, 2006

Revolución

Somos demasiados y no podrán pasar
por encima de los años que tuvimos que callar
por los libros prohibidos y las entradas secretas
Por todos los que un día se atrevieron a gritar
que la Tierra era redonda y que había algo más
que dragones y abismos donde acababan los mapas
Por las noches de vacío cuando te ibas a dormir
esperando que la suerte vuelva a sonreir
con los ojos abiertos esperando un milagro
Siento que llegó nuestra hora
esta es nuestra revolución
Somos demasiados y no podrán pasar
por encima de la vida que queremos heredar
donde no tenga miedo de decir lo que pienso
por todas las canciones que empiezan a nacer
para no ser escuchadas y al fin lo van a ser
cantadas con rabia por los que siempre callaron
Siento que llegó nuestra hora
esta es nuestra revolución
Somos una luz cegadora
fuerte, mas brilante que el sol
(Revolución, este es el día de la revolución)
Por todas las canciones que empiezan a nacer
para no ser escuchadas y al fin lo van a ser
cantadas con rabia por los que siempre callaron
Siento que llegó nuestra hora
esta es nuestra revolución
porque siento que este es el momento
de olvidar lo que nos separó y pensar en lo que nos une
(Revolución, este es el día de la revolución)
Esta es nuestra revolución
Amaral 'Pájaros en la cabeza'

Realmente creo que es el momento de la revolución, porque nos estamos dejando avasallar. Muchos lucharon antes que nosotros para conseguir jornadas de ocho horas, para lograr prestaciones sociales, para acabar con las injusticias y parece que a veces se nos olvida. Miro a mi alrededor y veo gente que se aprovecha, jóvenes y viejos explotados laboralmente, abusos, desilusión y, quizás, ahora deberíamos reivindicar que todo lo que hicieron los que estaban antes de nosotros fue para algo más que para convertirnos en consumistas obsesos que ven morir a su planeta, al resto del mundo, a ellos mismos, sentados en el sofá esperando que todo pase.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Pues dí qué sí que llevo ya pensando en esto mucho tiempo. Estamos dormidos en todos los sentidos y cuando pienso en la cantidad de personas que tuvieron que luchar para que los afortunados pringaos a los que nos a tocado la suerte de vivir en esta época nos estemos quejando todo el puto día por tonterías y permitiendo que nos tomen el pelo a diario, qué puedo decir, me da vergüenza.
Quién sabe, quizá la vergüenza sea el primer paso para la revolución, si es que algún día tenemos los suficientes cojones como para intentar cambiar las cosas.
¿Tal vez nuestra generación?

No creo....La comodidad es lo que tiene.

masklin dijo...

vaya me he confundido y no he puesto quién soy.el usuario anónimo es Masklin. La gripe es asín. Lo siento estoy que no me tengo y entre las enfermedad y que me acabo de enterar de una noticia muy impactante para mí no controlo las manos.
La noticia en cuetión es que la persona que más admiro en mi vida (y creo que la que más quiero)ha desvelado un secreto que no imaginaba ni en lo más remoto que tuviera.
Chan tiene otro hijo, de 3 años que se llama Alexander.
Nunca pensé que ocultase algo así aunque por lo visto fue por deseo expreso de la madre del niño.
No sé si me siento decepcionada, triste, engañada,... o en el fondo jodida porque la madre no soy yo.
A veces se me olvida que no es más que un "pobre mortal" y que no puede pedírsele más que a cualquier otra persona. Pero es que no es cualquier persona, o sí.No lo es, pero ¿debería?
Eterno dilema entre el "ser" y el "deber ser" (no me hagas mucho caso que acabo de hacer una referencia a la Teoría del Derecho de primero de carrera aplicándola a Alejandro Sanz. ¡Dios, creo que tengo fiebre! Esto no pueden ser más que delirios gripales...).
En fin que no sé lo que siento. Y ni siquiera quiero entrar en temas de infidelidades, lealtad o deslealtad, engaños y demás, fechas que no cuadran, porque en realidad quién soy yo para cuadrar las fechas de nadie. Ellos sabrán lo que sentían, lo que hicieron o dejaron de hacer y porqué.
Hay Alejandro, ¿por qué me das estos disgustos?
Con las ganas que tengo en estos momentos de mi vida de tener un hijo y va éste y ya tiene dos.
Lo dicho, que me jode no ser la madre.
%&$$"!!¿¿&%$XW?=%$&·RRRRRR!

arwen dijo...

Pues lo de no ser la madre de Alexander no tiene solución, pero, consuélate, ahora que lo tienes en el suelo y no en el altar puede que seas tú la madre de su tercer hijo...
Y espero que la comodidad no nos pueda, con respecto a tu primer comentario.